Mirenme a mí

Un anciano muere solo, abandonado y en la más absoluta pobreza, sin embargo ama, siente, ríe, llora y reflexiona dejando sus memorias entre aquellas cosas personales que quedan atrás después de cruzar la frágil línea que divide a la vida de la muerte.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s